11 julio, 2007

Dios, La Creación y la Mentira


Se pierde en la memoria el momento en el que empecé a escuchar hablar sobre Dios y de los famosos 7 días de la creación. Creo que empecé a frecuentar la iglesia de mi zona desde muy pequeña, porque mi tía era catequista (creo que así le decían)... Me gustaba ir a juntarme con el resto de los gurises y hacer dibujos y que nos leyeran historias, pero algo me sonó raro cuando una vez dentro de la iglesia alguien me dijo que no me podía reír (?)...
Unos años después, cuando fui a tomar la comunión (de rebote, aprovechando que abrían una nueva iglesia) alguien me dijo que me tenía que "confesar"... "-Y que es eso? le pregunté a mi amiga que andaba en la misma que yo -Vos entras ahí y el cura te hace preguntas y vos tenés que decirle a todo que si. -A todo? -Si a todo."... Habían cosas que, definitivamente, yo no había hecho, pero para que ponerme a improvisar? Había que decir que sí y así fue... Obviamente estaba un poco chica para ponerme discutir filosóficamente con el cura...
Años después, ya más alejada de las iglesias y de las mentiras confesadas, me pasó algo inevitable. Me convertí en una adolescente con deseos (y con los peores deseos, los sexuales). Afortunadamente la naturaleza es sabia, y no hay mandamiento que la contradiga a la hora de los hechos. Yo no iba a esperar a casarme para "aquello" y eso era una idea que se hacía más fuerte a cada minuto (sobe todo si esos minutos los pasaba con aquel chico que me gustaba tanto). Hasta que pasó y fue entonces cuando tanta alegría, tanta felicidad, se convirtió en culpa (y culpa de la peor, de la que no estaba dispuesta a subsanar).Cómo podía el Dios del amor castigar lo más bello del amor? Por ese entonces ya había empezado a sospechar que aquel Dios era bastante cruel...
El quiebre lo hice cuando entré a la facultad. Después de espiar a la perfección de las células desde un microscopio, después de entender procesos bioquímicos que hacían andar la vida, después de escuchar a físicos y astrónomos hablar sobre el universo, me convencí que si existía un Dios, no era aquel que vivía en la palabra de los sacerdotes y en las páginas de la Biblia... Este nuevo Dios, no tenía que ver con el bien o con el mal. Era mucho más simple o mucho más complejo... quien sabe... era perfecto, absolutamente. Y no era EL, era ELLA: Madre Natura.
Va otro cuento de Galeano, La creación. Es uno de los que más me gustan.
No dejen de escucharlo!


Un abrazo!

13 comentarios:

Mistique dijo...

Pese a que mi abuela (que adoré y me adoró siempre) me hizo tomar la comunión y hasta casarme por iglesia, nunca me tragué ni un poquito las zanatas de la iglesia.

Fuí una joven (y hoy una mujer) con las cosas claras con respecto a la culpa por hacer "aquello". También con otras culpas que la iglesia es una maestra en enseñar a reprimir... Yo que sé, jamás me dió culpa, más que tener ojo o precaución con las consecuencias orgánicas por descuidos, obvio.

Y comparto con que la naturaleza es todo, y nosotros somos parte de ella. El tema es que cuando te negás a verla, a adimitirla y a sentirla, te vas apagando.

Beso.

C4RL05 dijo...

Con justa razon te firmas como PAGANA!! adorando lo natural, lo puro...aquello de la religion es un verdadero conflicto, un tema bastante complejo y en el que nunca nadie se pondra de acuerdo...y me uno a lo que dice Mistique, la iglesia reprime muchas cosas porque les conviene tenernos bajo su yugo.

En fin te mando un beso y no hay que sentirse culpables por hacer "aquello" solo que hay que hacerlo con responsabilidad.

Saludos.

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

La cosa es extremadamente más complicada.

Todo tiene su explicación. Las religiones son una pieza más del genoma humano. Un producto de la evolución dirigida a la perpetuación de la especie. Así de simple. Un mecanismo de control social más.

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola desde Barranquilla, Colombia, te envío un caluroso saludo y mis felicitaciones por tu blog, sobre todo por su contenido. Te invito muy cordialmente a que visites el mio en donde estan consignados mis poemas. Espero lo recomiendes a tus contactos. Espero también tus valiosos comentarios.

www.mandalaspoemas.blogspot.com

Un abrazo,

Víctor González Solano

Korkuss dijo...

Mi historia es un poco similar... ya la compartiré con usted en algún momento.

Un beso desde este lado dle silencio.

manolito dijo...

yo creo q las religiones están hechas para q tomemos miedos.cada una te inculca su razón,da lo mmismo cual sea.creo q solo te quieren para garantizar sus gastos o riquezas o para q llegues a un extremo último para garantizar sus soberanías.
yo creo q por encima de todas ellas sí hay algo.si lo quieres llamar casualidad..la ciencia todavía no demostró la no existencia de dios.

METIS dijo...

yo si creo en un Dios mio, no el que me cuenta la iglesia. Pero lo mas importante es la fe.

saludos pagana. no hablo mas que sino me caliento.

Daniel de Witt dijo...

Nada, nada, si sigue usted con estos blasfemos comentarios irá al infierno sin escalas.
No olvide que la Iglesia cerró el limbo, así que ahora no hay escalas.
A propósito, ¿Qué será de los trabajadores del limbo, que perdieron su empleo? ¿Habrán recibido su justa indemnización?
¿O la Iglesia Católica tendrá empleados en negro?
Un abrazo.

PD: Qué bronca me dió el partido de uds. contra Brasil! Hubiera estado buena una final rioplatense.

Anónimo dijo...

AMÉN

Cariños, BEA

mahiakeff dijo...

¡Oiga!!!...
¡Por favor, no malas palabras ni malos sentimientos con la Santa Madre Iglesia, que se pude ir al Infierno!!!...
Claro que Jean-Paul cagó la onda cuando dijo que el infierno, ese que hace temblar a los impíos, no existe. Debe estar reccociendose eternamente en una marmita, al lado de Luzbel...
Un abrazo echandote de menos

M.

Frank Nicotine dijo...

Ya bájale a la blasfemia que a mitad de la noche se te puede a parecer Ratzinger y te da de hostias con su cayado de cuatro millones de dólares. La religión es así, un bulto de candados para tu celda que te mantienen a salvo de ti misma; que bueno que optaras por la Madre Naturaleza...¿que es lo peor que puede hacerte?...máximo te partira con un rayo o te solplará un tornado. ^_^

Charruita dijo...

Gracias por compartir tu experiencia personal con el tema de Dios.
Coincido en algunas cosas con tu reflexión...Dios no es ese Dios del cual nos contaron. Dios es como cada uno lo ve o lo siente. Porque de una sola cosa estoy absolutamente segura, nadie tiene la verdad sobre Dios sino Su Propia Verdad.

Anónimo dijo...

No acostumbro a visitar blogs, es el único que visito de vez en cuando... Nunca antes había dejado comentarios tampoco... y hace tiempo no pasaba...

Es un blog medio loco, soñador, medio triste a veces... que me acompaña de vez en cuando... en mi sin hacer... Lleno de magia, de las tierras paganas... la cual se contagia...

Es un un placer visitar tu blog... aun cuando en algunos puntos de vistas... no concordemos... pero en otros si...

...

No profeso religión alguna, siempre he creído que las instituciones son las que desvirtúan la imagen de Dios, pero debo decir con absoluta certeza que existe un Dios y en el creo... vive en cada uno... y porque tal convición?... la vida, mi vida lo avalan...

La fe y la ciencia siempre se contraponen...

Pero ahí radica la importancia de la tolerancia y diversidad...
que podamos compartir sin importar en que descansamos nuestro sentir, vivir... creer..

Saludos Pagana, desde... Aquí...