19 febrero, 2008

El Manual del Buen Soltero (Cap. 2)


Capítulo 2
La alimentación


Después de años de vivir sola -habiendo aprendido lo que es tener que cocinar por obligación- una empieza a descubrir las virtudes de las comidas sencillas (pero sobre todo rápidas). Claro que una vive inserta en una sociedad y por más que nuestra casa sea nuestro castillo, siempre estamos expuestos a las visitas inesperadas a las que -si queremos que se sientan a gusto y se queden un buen rato- conviene no dejar morir de hambre.

Por otro lado están las visitas de mamá. Cómo ella todavía no pudo cortar el cordón y sigue pensando que una es su nena y que nuestro castillo solo es una prolongación de nuestra habitación de de la casa materna, se siente en total libertad de abrir el refrigerador al mismo tiempo que repite (casi de memoria) "¡Nena! ¡No tenés nada para comer!" o "¡Ésto que tenés en el refrigerador no es comida!" y el subsiguiente discurso de las verduras y la comida sana, que suele terminar en un: "Bueno, dejame ver que te puedo hacer de comer con ésto que tenés acá". Cosa que nunca tiene buen final...

Cualquiera sea la circunstancia, hay que estar preparado. Es por éste motivo, que a continuación les dejo una serie de piques que nos mantendrán sin pasar hambre, ni mucho trabajo, y qué a la vez nos dejaría bien parados a la hora de las visitas, tanto de las amistosas como la de mami.


Esas cosas que nunca pueden faltar en la alacena.

  • Latas de conservas (arvejas, maíz, atún, etc.)
  • Alimentos no perecederos (arroz, pastas, azúcar, sal, etc).
  • Brebajes varios (tés -alguno digestivo nunca viene mal-, cafés -preferentemente fuerte- yerba mate).
  • Alguna bolsa de porquerías (lease, papas fritas, maní salado, etc.).
  • Galletitas saladas.
Indispensables en el refrigerador
  • Botellas de agua.
  • ¡Mayonesa!
  • Aceitunas.
  • Tomates.
  • Algún lácteo (para desintoxicar).

Lo que nunca viene mal tener a mano

  • Alguna bebida espirituosa para compartir.
  • Alguna fruta para cuando no hay ganas ni de untar una galletita.
  • Alguna verdura -tan nutritiva cómo asquerosa-, para que mamá tenga que hacer un esfuerzo para criticarnos nuestra alimentación. (Ej. brócoli).
  • Sales de fruta, por cualquier emergencia.
  • El número de teléfono de la pizzería más próxima (por razones obvias, cero ganas de levantarse del sofá).

Yo soy de la teoría de la comida de tres ingredientes (a lo sumo cuatro). No hay necesidad de estresarse con preparaciones más elaboradas para alimentarse.

Propongo un día típico:

A mi me gusta levantarme relativamente temprano, entonces me hago el matecito que tomo toda la mañana. Cerca del medio día me da un poco de hambre, entonces manotéo una manzana mientras pienso que voy a hacer para almorzar (en el caso de).
Pongamos que estoy en un día tranquilo. Bien, pinta cocinarme arroz. Para acompañar una ensaladita de tomate y alguna lata (atún, arvejas o choclo) y para aderezar... ta-taaan ¡mayonesa! (todo queda rico con mayonesa).Cafecito y listo.
Tipo cuatro de la tarde, mate otra vez (qué me acompañará dos o tres horas).
A la tardecita cae un amigo que se toma los últimos mates y le da hambre.
Todo en orden.
Sacamos de la alacena el paquete de porquerías que nos vaya quedando mientras preparamos un menjunje con una lata de atún, aceitunas y mayonesa, y lo llevamos a la mesita junto con galletitas saladas y algún brebaje para acompañar. Entonces, ¡qué las velas ardan!

¿Qué tal?

¡IMPORTANTE!:
Estimado amigo, recuerde renovar el brócoli (u otra verdura asquerosa) una vez a la semana -como mucho, cada 10 días-, porque su mamá sabrá identificar con exactitud si aquella cosa verde qué habita en su refrigerador, es fresca o ya se está convirtiendo en un germinador (con las consecuencias del caso).


¡Mucha suerte y hasta la próxima!



6 comentarios:

Anónimo dijo...

¿O es manual del soltero o manual del ermitaño? No alcanzo a comprender aun

Patton dijo...

jeje, tomando nota. espero poder usarlo pronto.

Korkuss dijo...

Anotadísimo cari.

Un beso lejano y sombrío.

YosoyineS dijo...

Je, me mató lo del brócoli porque tiene un grado de certeza abrumador. Sobre todo cuando te dicen "Que almorzaste?" y les tenés que incluír algo verde en el almuerzo para no sentir una muerte de escuchar tanto regaño junto constante :P

Besotes!!

manolito dijo...

lo del arroz es inevitable.
buenísimas las sopas instantáneas q calientan el cuerpo cuando hace frío.además,saben a sopa de verdad.
beso grande pagana.

Charruita dijo...

bueh, este manual lo ponia en practica antes de comenzar a disfrutar mi solteria junto con la cocina sana...sigo solterisima, nadie cae de visita a casa y yo cocino cada dia comidas mas sanas, ricas y super creativas como las recetas que suelo dejar en mi blog vegetariano...pero claro, fue mucho mucho tiempo de aprendizaje conmigo misma...

saludos,