01 marzo, 2006

Haciendo espacio


Nuestras familias, amigos, amores, profesores y hasta esos desconocidos con los que hemos cruzado alguna palabra alguna vez, han dejado su "paquetito" en nosotros. Algunos muy pesados otras más livianos. Pero el caso es que nos hemos pasado la vida echando bultos para nuestras "mochilas" y los venimos cargando desde que empezamos a andar. Inevitablemente esta carga se va haciendo cada vez más pesada a medida que vamos caminando. En algún momento hay que parar, abrir la mochila y mirar para adentro. Ahí hay cosas que no nos pertenecen, que están ahí desde momentos que ni siquiera recordamos y pesan... Y como pesan! Entonces hay que sacarlas (de lo contrario nos viene escoliosis, hernias de disco, dolor en las rodillas, etc.. verdad doc?).

Cuando yo era adolescente, mi madre (adorada y tan humana como todas), intentó (tarde) enseñarme a ser ordenada. De más esta decir que fracasó en el intento y desde esa frustración me repetía y repetía (en su afán de educarme), "SOS UNA INÚTIL" (mientras ella ordenaba el lío de mi habitación)... Cuantos años cargué con ese paquete y hasta creí que era mío! Yo misma decía, "SOY UNA INÚTIL" y lo repetía y me lo repetía... En algún momento paré y abrí mi mochila y decidí que el paquetito que dentro tenia el concepto de ser desordenada = inutilidad, no me pertenecía a mi, eso era de mi madre. Así que lo saque y la carga se hizo considerablemente mas liviana. La felicidad de mi mami pasa por el orden, la mía recorre otros caminos. Cada uno con sus propios paquetitos y el camino se hace más llevadero. Sé que me queda mucha limpieza por hacer y en eso ando, porque sé, que si saco las cosas que no me pertenecen voy a tener más espacio para las mías.

Por que no abrís tu mochila, echas un vistazo y me contás de alguna cosa que tengas ahí dentro y que no hayas puesto vos? Tomate tu tiempo, a veces los paquetes ajenos se camuflan como cosas nuestras, a veces se esconden muy al fondo de la mochila y a veces son muy muy pequeñitos pero rellenos de plomo.

32 comentarios:

Mikamy dijo...

Yo pienso que los paquetitos son nuestros también, pero en cierta parte...porque también nos involucran...yo solté un paquetito que ni llego yo a comprender en mi blog..

Parece que nos fuimos a poner de acuerdo no?

¡un abrazo bien grande!

Mikamy

Rodrigo dijo...

saludos querida...uuufff, que tema este, no alcanza para un escuálido comentario...baste decir que los paquetitos esos pesan bastante...en mi caso, siempre me acuerdo de Rodrigo subiendo por la pared de piedras con un saco de metales en su espalda (La Misión)...y me reconforta saber que, sin pensar siquiera, cabe la posibilidad de que alguien corte la soga que lo trae sujeto...

cariños...

Pagana dijo...

Si querida Mika... a veces se camuflan y hasta parecen nuestros... Pero no son, definitivamente pertenecen a otra persona...

Tu sabes querido Rodrigo que la persona que corte la soga solo puede ser una...

José Luis Contreras Muñoz dijo...

En mi mochila pesada hay resentimientos que no he podido dejar,trato de sacarlos ,pero aparecen y aparecen.
Me gusto este post.
No trabajo en un psiquiatyrico ,lo que pasa es que los seres humanos actuamos muchas veces como locos.
Gracias por el mate.

Carlos dijo...

Tal vez fui práctico o simplista, pero cuando la mochila llego a pesar tanto que ya no podia avanzar en la vida, abrí las páginas amarillas en la sección de psicoanalistas y puse el dedo en uno al azar.

4 años despues la mochila era tan liviana que la podia utilizar de paracaidas.. Esa fue una de las mejores decisiones de mi vida, de eso ya hace 23 años.

Lo que quiero decir es que muchas veces es bueno tener alguien que te ayude a recoger el desorden....

charruita dijo...

Hola! soy uruguaya nacida en uruguay, por eso soy uruguaya ja! pero en verdad, soy como Orson Well ciudadana del mundo.

Sobre tu post, humm más que mochila tengo terrible valija. Y algunas cosas se han caído de ella otras siguen estando. Definitivamente me gustaría andar más liviana pero está dificil la cosa. Saludos desde California.

Pagana dijo...

Querido doc José Luis, cosa embromada los resentimientos, mezcla de bronca y dolor... Ojalá encuentre la vuelta para quitarlos. Y si, es verdad, a veces hacemos locuras, todos.

Carlos esa última frase tuya es lo que les venia a decir. Yo lo estoy poniendo en práctica y me voy sintiendo más liviana. A veces uno solito no puede con todo.

Charruita! que alegrón me diste somos pocos los uruguayos que andamos en la vuelta. Bienvenida, esta es tu casa.

Nocheoscura dijo...

Yo sacaría de la mochila a los recuerdos de mucha gente, sin embargo prefiero seguir cargando con ellos no sea que al sacarlos los olvide y algún día me parezca a ellos.

Todos los días intento meter algo en la mochila que me pueda ayudar en mi vida pero por desgracia solo consigo verme tirado en el suelo encima de la mochila... ¡no sea que ese paquete se meta solo!

Luunna dijo...

Has echo muy bien, no tenemos que cargar con karmas ajenos, cuando somos adultos nos damos cuenta y vamos aliviando la mochila, excelente post, ayudaras a muchos a reconecer que llevan en su mochila trancas que no son suyas..
Un abrazo te sigo leyendo
Luunna

Korkuss dijo...

Te felicito por poder deshacerte de tanto "paquete". Desafortunadamente yo cargo los míos celosamente,no sé si por penitencia, no sé si por necedad, quizá sólo es que tengo el alma triste.

Pero bueno, te dejo un paquete espero no muy pesado, "Eres encantadora"

charruita dijo...

pagana, gracias por la bienvenida!
mi mate puedes verlo en http://www.flickr.com/photos/11536381@N00/

en mi blog hay un recuadro donde puedes ver algunas fotos que he tomado, en la columna de la derecha abajo y allí está mi equipo mate...

nos leemos, saludos!

Isa dijo...

Eso es muy cierto amiga. Yo venía cargando con tanto, tanto. Cosas que ni siquera sabía que tenía, talvés porque eran muy chiquititas. Lo curioso es que a veces uno puede deshacerse de ellas de la forma más sencilla. Recuerdo una vez, hablando con un amigo cibernético, un ángel en mi camino, me sentía miserable. Y él me dijo, porqué sufrís? vos no tuviste la culpa de nada. Y el efecto fue mágico. Como que de pronto me hubiera dado permiso de sanar y tirar por la borda de mi barco tanta cosa inutil. Como que en el fondo yo lo sabía, pero hasta que lo escuché de otras palabras lo pude aceptar. Te felicito mi amiga linda por tirar todas esas cosas que no valen la pena, ya todo eso pasó después de todo. : )

Pagana dijo...

Nocheoscura... sacar lo que pertenece a otros, meter lo nuestro, lo auténticamente nuestro... Despacito, parece que no es tarea fácil...

Lunnaa, bienvenida a esta, que también es tu casa. Sabes, creo que no basta con ser adultos, yo hace rato que lo soy y de todas formas me queda tanto por acomodar. Gracias por venir :) ...

Abrazo para el alma triste... Buscá bien, a lo mejor hay algo por ahí que te esta pesando mucho.

Charruíta! vi tu mate, jejeje. Charrúa nomas!

Isa, que bueno, verdad? que alivio! que experiencia para no olvidar y para seguir repitiendo.

Un abrazo amigos queridos.

AnaMaría dijo...

Mi mochila va cargada de tantas trabas que no sabría por dónde empezar. A veces me aterra indagar demasiado, es como meter el dedo en la llaga hasta abrir otra vez la herida.
Es complicado.

Besos!
AnaMaría.

Ex-lvna. dijo...

Jamas digas que eres inutil denuevo, sos muy muy interesante y cada que encuentro algo nuevo de ti me sorprendo mas, ojala tambien eches el mucho cariño que te mando a una mochila en tu corazon.

Nenya dijo...

Abriendo la mochila, me doy cuenta que he de escuchar mas mi interior. Hacer caso a mis deseos mas amenudo y permitirme algun escape.

Saludos paganos.

Pagana dijo...

AnaMaría, si, todos nos cuidamos del dolor, pero pensalo así, si esa llaga a estado contigo más tiempo del que debía, entonces vas a tener que limpiarla para que pueda cicatrizar. A veces es bueno que alguien te acompañe en la curación... Un abrazote querida.

Lvna, se lo extraño para el mate, me alegro de verlo otra vez y se agradece de la misma forma su cariño. Dejé de decir eso, el día que patié ese paquete (bien lejos).

Nenya, bienvenida. Buenísimo lo que encontrás porque parece que eso es muy tuyo, ahora dale! hay que hacerle caso al hallazgo.

Korkuss dijo...

Lo sé querida... más de una cosa... viejas historias, quizá algun día con unos mates

:)

Kanaima dijo...

Buff... paquetes tengo a saco, pero bueno, el rollo es que no me condicionen en exceso. Igual nuestros propios paquetes (lo que hemos hecho, lo que sabemos, lo que sentimos por nosotros mismos) pueden llegar a pesar más de lo que te pongan otros.
Un saludo.

Rodrigo dijo...

saludos, vine para saludar y desear un buen fin de semana...

cariños a granel

Carlos dijo...

Queria agregar un comentario antes que terminen de desaparecer las cámaras fotográficas clásicas con rollos de película...

En Venezuela cuando alguien tiene problemas, está preocupado, tienen una carga muy grande decimos que está enrrollado, o que tiene un rollo muy grande.

Mi psicoanalista tenía un letrero muy grande en su escritorio que decia:

AQUI SE REVELAN ROLLOS!. -:)

Una de las formas de quitarle peso a la mochila es hablar!

Pagana dijo...

Con un mate seguro sería más fácil :)

Es verdad Kanaima, pero hay tanto ajeno que esta por ahí, rondando, agazapado, encubierto. Ya que pesan las propias, con más razón hay que deshacerce de las otras.

Ro querido, igual para vos!

Carlos amigo mío, ojalá nunca desaparezcan las cámaras clásicas, no sin que antes pueda darme el gusto de tener una buena cámara!! Y es una verdad indiscutible, hablar ayuda mucho mucho mucho!

Ipnauj dijo...

Sabio consejo el que nos dejas. No es fácil identificar los elementos que componen ese cargamento. Lo pensaré.

Un gran saludo.

Raul dijo...

Podrias llamarme masoquista, -quiza lo sea- pero creo que esos estigmas, prejuicios y pedazos de caca que llevamos a nuestras espaldas es tambien parte de quien somos, personalmente no me gusta botarlos por que me ayudan a entender quien soy para el resto, como me perciben los demas, y eso lo comparo con quien soy de verdad. Aprendo. Claro que el peso de esta inmensa mochila no la llevo realmente yo, sino mi indiferencia; es mi sancho panza personal. Quizas mientras no sientas el peso puedes sacar provecho, quiza no.

Saludos, gracias por la pregunta.

http://lanovidaynoobra.blogspot.com/

Miss X dijo...

Mi espalda más de una vez me han dolido a cuenta de esos bultos pesados. Puedo decir que justo ahorita estoy pasando por esto, la máscara me pesa...
Ahora bien, el "sacudirse" esos rollos de encima sólo depende de uno mismo. Contar con un amigo o alguien que nos escuche, nos ayuda a reconocer y a enfrentar los rollos y saber resolverlos.
Durante toda mi infancia mis compañeros del cole siempre me dijeron que yo era egoísta y lo creí a tal punto que siempre me culpé de eso, pensaba que era mi peor defecto... pero un día me vi en una situación que me hizo entender que no soy tan egoísta y vi las cosas y a las personas de otro modo. Fue el día en que entendí que mucho de lo malo que te dice la gente responde a su envidia o a su propia culpa, que no reconocen en sí mismos.
Yo misma lo he hecho con otras personas y lo lamento. Por eso siempre hay que pensar bien lo que se va a decir (todavía más si es a un niño). Al menos yo lo hago mucho (y lo que escribo más), no vaya a ser que por ver la paja en el ojo ajeno, no veamos la viga en el nuestro.
MMM... espero no haber exagerado la nota! y también espero solucionar mi problema con esta "identidad secreta".
Saludos Pagana y a todos.

Barre dijo...

Mi mochila tiene un agujero y las cosas se caen de a poco y sin saber cual se va a cayendo...
no quiero repararla soy un perezoso...
Saludos

Raul dijo...

¿eso es un no me gusto?

quizá sería buena idea la de ese diccionario.
Saludos

Pagana dijo...

Raúl, me encantó el concepto del Sancho panza de la indiferencia, pero de todas formas sigo sosteniendo, lo que no es mío que lo cargue el dueño (suficiente tengo con mi carga). Tu post, me encanto! y recomiendo a quien se tome el trabajo de leer este comentario que no se pierdan la conversación con San Pedro, trae información útil y necesaria para la hora del viaje final...

Miss querida! que alegría verte por aquí, a decir verdad se te estaba extrañando. Y sabe que aquí tiene una amiga para conversar, mejor sería con unos mates, pero igual, aquí estoy. Solucione rápido que la estamos esperando.

Barre! ya había perdido toda esperanza de leerte en mi blog, ta bueno que tenga agujeros su mochila, ojalá se le caigan solo las malas. Vio? la pereza no es del todos mala.

Raul dijo...

aaaaaaaa, gracias por la traducción. ¡Y tremendo chileno! deberias impartir clases la dura ¡hablas chileno mejor que yo!. gracias por tu comentario sobre mi comentario que le hice a tu comentario; como dije gracias por la pregunta.
Saludos y nos leemos

Carlos dijo...

Muchas veces me preguntaba cual es la línea entre lo normal o lo anormal?, cuanto soy yo por ser yo o por que las circunstancias me han hecho ser?, o cuanto de mi verdadero yo debo exponer? o cuanto me conozco a mi para poder concer a los demás? o que capacidad tengo para conocer o entender a los que me rodean para no fallar al interactuar? o, simplemente, estoy bien o estoy mal? es estar realmente bien como pienso yo que es estar bien?

Muchas veces pensamos que tenemos todas las respuestas, pero son las correctas?

La mayoría de las veces nuestra mochila se llena de puras mentiras que creemos que son verdad! y no siempre somos capaces de discriminarlas solos, y un muchas oportunidades un amigo o una amiga no es la solución.... porque ellos tambien tienen una mochila que puede tener un monton de mentiras!

Pagana dijo...

jejejeje, que bueno entenderse, no Raul? Gracias a vos por venir.

Carlos... que placer es leerte, ese comentario es un post en si mismo. De acuerdo, los amigos podemos poner la mejor voluntad, pero no estamos entrenados para escuchar sin juzgar, sin ponerle nuestra carga a la charla, hay gente que si...

Irarrazabal dijo...

Sinceramente siento que el camino a la sabiduría radica justamente en esos paquetitos, pero curiosamente, quien carga mas peso en la mochila no es mas sabio.
Las personas que llevan menos bulto en su espalda son quienes han resuelto sus temas pendientes y han alivianado su carga.
Cargar con problemas del resto nos ayuda a entender los propios, pero solo hay que acompañar y no hacerse responsable.
Saludos.