12 febrero, 2007

Respiro


Me gustan las mañanas, ya se los había contado.
Miro por el ventanal que tengo frente a mi sofá mientras tomo unos mates recién hechos. Mi hijo duerme. Afuera escucho a los pájaros cantar. Hay tantos cantos distintos...
Miro por mi ventana y recuerdo a alguien. Ayer lo vi y no me atreví a decirle nada. Todavía me hace falta, pero no es recíproco, entonces, mejor callar...
Es increíble la gama de verdes que se ven en los árboles que veo por mi ventana. Serán tonos de verde esperanza? El mate está rico, calentito. La mañana está fresca y el cielo de un celeste pálido.
Mientras miro el espectáculo de vida que hay ahí fuera, veo pasar al pintor. Tomo conciencia de que ésta será una de las últimas veces que veré este paisaje. Pronto me mudaré a mi nuevo hogar, a mi pequeño castillo.
Afortunadamente no todo cambia tan rápido. Ahí también tendré a mi hijo durmiendo, tendré mi mate calentito y rico, tendré ventanas, distintas a esta, pero igualmente generosas. Tendré otros árboles, tendré tonos de verde contra el pálido cielo celeste, tendré los pájaros cantando y todos mis recuerdos...
Respiro tranquila.
(la foto, desde mi ventana)

8 comentarios:

Juan Carlos Morgado dijo...

En la simpleza de la vida está la belleza ... que en este caso está enmarcada con tu ventana.



cuidate y que tengas buen día
:)

Korkuss dijo...

Y después de leerte, hatsa ganas dan de amanecer esperanzado...

Día a día, un pasito más corazón.

Luis Risco dijo...

Que envidia. Creeme. Un lugar bellísimo. Claro: dicen que la belleza está en los ojos del que mira...
¿Es verdad que en tu nueva casa habrá ventanas con forma de medialuna?
He estado tomando mate amargo en estos días. No lo hacía desde la niñez. Agradecido.
Un abrazo y un beso

Luis.

pancha dijo...

Buenas miradas, buena vida... un abrazo y suerte!

Câline dijo...

Ya están pintando el castillo!!!!
Qué emoción amiga!!!
Buenos días!!!

manolito dijo...

verde es mi color favorito,es el color q más me gusta..me da calma.

Majitus dijo...

Me hiciste acordar a mis veranos en La Floresta... rodeada de verde.
Ahh... no veo la hora de visitar Uruguay :-)

No sé cuando es tu mudanza, pero que salga todo lindo!!.
Beso.

Charruita dijo...

Amiga, no se por que al terminar de leer senti una fuerte conviccion de que conocere tu castillo.
Tomare mate calentito y bien cebado, escuchare los pajaros, caminare por la costa, y nos reiremos al recordar nuestra relacion blogera.
Siento que estoy mas cerca de ese dia...un abrazo, y disfruta tu paisaje.