15 febrero, 2007

Empezando un duelo


La mañana me regaló un tiempo. Mi alumna no vino. Toy escuchando música de gaitas asturianas (absolutamente recomendable) que me regaló Manolito y tomando mate (cuando no?). Tengo los pensamientos saltarines. Mi cabeza pasea entre un montón de ideas y recuerdos...
El cielo está con unas nubes delgaditas, creo que está como mi alma.

Estoy a una semana de irme de aquí. No he empezado a empacar, je. Creo que tiene razón mi terapeuta, voy a tener que hacer un duelo por esta casa. Llegué aquí cuando mi hijo tenía meses. Veníamos de Montevideo, jamás pude acostumbrarme a vivir en la ciudad y no creí justo para mi bebe no tener la posibilidad de crecer respirando el aroma a pinos. Así que aquí llegamos a fines del verano del 94, en aquella época enamoradísimos el papá de Bru y yo. Yo tenía 19 años y él 30. Si! una niña! jejeje y pensar que yo me sentía tremenda mujer adulta... Creo que me terminé de criar en esta casa mientras criaba a mi hijo y a su padre!! jajajaja
Aquí hubieron muchas reuniones con amigos y con familia. A pesar de ser una casita pequeña esto cada tanto era un hormiguero. Lindos recuerdos. Era la época cuando aquí se festejaba cualquier cosa. Encuentros, despedidas, reencuentros, redespedidas, jeje.
Cuando ya creía que no pasaría, esta casita me vio empezar la facultad. Tremenda emoción. Siempre tuvo ese efecto la Uni en mi. Debe ser por aquello de concretar un deseo absolutamente propio...
Bue, se vivieron algunas tristezas también, pero para que hablar de eso si igual el tiempo las ha sanado.
Esta casa nos vio dar nuestros primeros pasos. Hace 13 años que vivo aquí... Esta casa es parte de mi historia, creo que la voy a echar de menos un poco...

8 comentarios:

Korkuss dijo...

Creo que entiendo el sentimiento.

Ahora guarda este pedazo de tu historia en un cofrecito de plata.

Gracias por compartir.

Carlos dijo...

Estoy lejos, pero siempre estoy

Un abrazo muy grande y llenod de cariño y buenos deseos desde Bruselas

Car;ps

manolito dijo...

ojalá tu nueva casa te traiga una vida llena de felicidad y de deseos cumplidos.un beso

Juan Carlos Morgado dijo...

Ese sentimiento es simplemente contradictorio ... por un lado uno quiere encontrar nuevos horizonte y por otro lado el apego a lo cotidiano es inmenso.


Suerte en esta aventura

;)

CABINA AÉREA dijo...

Adelante niña grande....nuevos retos y emociones te esperan!

Câline dijo...

Pero es bueno. Ahora vas a cambiar de escenario y vivirás la misma vida reinventada... es muy bueno cambiar!!
Un beso ¿y los girasoles?

Froymario dijo...

Como dice la canción lindura "me llevarás contigo cuando te vayas", así la casa, los recuerdos, los buenos tiempos...y te imagino con el guapo (bru) así pequeñito y no puedo menos que sentir como si te hubiera conocido en aquellos ayeres, que ayeres, hace 13 años estaba yo en secundaria, como pasa el tiempo...pero no he durado más qué tú en ningun lado...que más quisiera.
Y respecto al movement, vas para mejorar y a un lugar mejor, creo...

la macia dijo...

el lugar es importante, lo se, pero despues de haber pasado por mas de 10 casas (y eso que solo tengo 18 años) aprendi que lo que dice el señor ahi arriba de "me llevaras contigo cuando te vayas..." es verdad. ahora vivo en un collage de habitaciones, pedacitos de paredes, baldosas de todos los colores, tengo una multicasa como la del dibujo.

arriba, con buenas ondas che!!!