30 abril, 2007

Epica

Crónica de un concierto:

AAAAAAAAAAAAHHHHHHHH!!!!
jajajajjaaj todavía estoy eufórica!

Después de encontrarnos a las 17hs. en la plaza Independencia, nos fuimos caminando hasta la escollera Sarandí, en donde sería el concierto de Epica más o menos a las 20hs. Si se preguntan porque fuimos tan temprano, desde ya les cuento que el concierto era de entrada libre, cosa que tuvo sus ventajas y (como no podía ser de otra manera) sus desventajas... y queríamos tener buenos lugares. De hecho lo conseguimos, bien al frente, un par de personas habían entre nosotros y las vallas.
El lugar estaba lleno de gente de todo tipo, desde los clásicos metaleros vestidos de negro cuero, tachas y piercing (muchos), familias con hijos, señores de edad avanzada y más de un amigo de la música tropical que el único Metal que conocen es el que se saca de los cables de luz que roban, del Gothic ni hablamos (de todo... ventajas y desventajas). Claro! no todos iban a ver a Epica, el espectáculo era variadito y digamos que hubo para todos los gustos. Una cuerda de tambores, dos cantantes de un tipo de música que se me hace difícil de definir y hasta una murga (admito que la murga fue lo mejorcito... lo digo yo que no gusto de la murga).
Después de tres interminables horas (y cuando digo interminables... realmente, lo fueron), entró Coen Janssen y la gente (incluidas nosotros en esa categoría) se enloqueció! Luego de un rato de aprontes entró el resto de la banda y de ahí en más fue increíble! Con el concepto de increíble quiero abarcar muchas cosas. En lo personal, tener a unos metros de mi a una banda que hace relativamente poco que conozco y que me encanta, me pareció increíble. Que una banda holandesa de Gothic Metal del nivel de Epica estuviera cantando en suelo uruguayo era más increíble todavía, pero que tanta y tanta gente los conociera y estuviera ahí cantando, saltando y disfrutando del concierto, fue, por lejos, lo más increíble de todo!
Bueno, para no hacerla más larga, fueron casi una hora y media de concierto con una fuerza brutal. Simone estaba preciosa con su clásica melena colorada y su voz increíble. Mark Jansen, espectacular en todo sentido, su voz imprescindible y su energía que hizo mover a aquel mundo de gente. Coen, divino, lo que se dice divino! jejeje
No quiero dejar de mencionar que hubo una persona que estuvo en mi pensamiento todo el tiempo, sobre todo cuando tocaron Cry For The Moon, y es a quien le debo haber conocido a ésta banda; Korkuss, a él un beso desde este claro de bosque pagano, que ahora está más repleto aún, de acordes de Epica.
El que no fue, se lo perdió!!



PD1 No tengo fotos del concierto, si alguien tiene manden!!!
PD2:Agradecimiento especial a Tincho por mandarme un par de fotos de los chicos Epica en el hipódromo! (nunca te voy a perdonar que no me llevaras contigo! jajjaja)
PD3: Este post irá cambiando a medida que me vaya acordando de cosas!! jejeje

7 comentarios:

Korkuss dijo...

Y esa canción siempre será un atajo niña hermosa.

Mil besos.

CABINA AÉREA dijo...

Me lo perdí....así que se agradece que la crónica se ponga más sustanciosa a medida que los recuerdos retornen......vale niña pagana?

Besos

Anónimo dijo...

"..más de un amigo de la música tropical que el único Metal que conocen es el que se saca de los cables de luz que roban..." Pagana: este comentario enturbia un poco el aire que se respira en tu blog, que no es frívolo. Las apariencias...

Pagana dijo...

Prometo escribir sobre las apariencias, Anónimo.

Bea! que lindo leerte por aquí. Indagaré en mi memoria para ver que más hay para compartir que se pueda poner en palabras.

Korkuss querido... Gracias por mostrarme por donde podía encontrar un camino absolutamente disfrutable.

Beso a los tres!

MentesSueltas dijo...

Gracias por compartir esta experiencia... es bueno contar, hacer participar a los otros...

Dejo un abrazo.

MentesSueltas

CABINA AÉREA dijo...

Por aqui seguimos..besitos a tu príncipe

charruita dijo...

chintrole! no conocia este grupo...me ha gustado la musica que subiste. Voy a escucharlo detenidamente. Y me recuerdo aquellos conciertos montevideanos al aire libre ahhhhhhh
ahora son otros tiempos para mi, pero bueh, he visto algunos suenos que me eran imposible de ver en Montevideo.